Actividades para niños en verano

Con la llegada del verano, muchos padres se ven ante la complicada situación de no saber qué hacer para que sus hijos no se aburran en verano. Un problema, que muchas familias arreglan apuntándolos las escuelas de verano, al que se puede dar también una solución igual de efectiva e incluso más en nuestro hogar.

Niños jugando con agua

Actividades para niños  en verano

Existen infinidad de actividades veraniegas que podemos enseñarles a los más pequeños de la casa para que las hagan por ellos mismos o en nuestra compañía cuando tengamos tiempo libre. Actividades, en las que no hace falta gastarse una enorme cantidad de dinero, ya que se puede hacer feliz a cualquier niño enseñándole a utilizar su imaginación.

Algunas de las más interesantes son:

* Aprovechar el buen tiempo para realizar juegos divertidos en el jardín, en los que de alguna manera se encuentre implicada el agua. Planea una divertida guerra con pistolas de agua en el que los ganadores puedan elegir que hacer fuera de casa la próxima vez o haz una de esas cosa que lanzan agua hacia arriba por varios agujeros con una botella de plástico.

* Crear su propia cometa, ya sea con cualquiera de los kit que se pueden encontrar en cualquier tienda videos porno de juguetes o con materiales reciclados que se encuentren por casa u incluso la naturaleza y una vez lista, ayudarles a que sean capaces de hacerla surcar el cielo.

*Hacer su propia fortaleza. Habrá días en los que, bien porque hace demasiado calor o hay algún tipo de tormenta, es imposible salir a la calle. ¿Qué hacer en estos casos? Construir una “inexpugnable” fortaleza con la ayuda de cajas de cartón o una simple sábana colgando entre un par de sillas, en la que puedan leer sus historias favoritas sentados cómodamente en unos cojines, jugar con sus juguetes preferidos o incluso reunirse con sus mejores amigos. 

*Rescata tus antiguos juegos de mesa y pasa un gran día en familia enseñándole como te divertías cuando eras un niño. ¿Son demasiado aburridos? Inventa uno nuevo con su colaboración, con todo lo que os apetezca. Puede que no sea el mejor juego del mundo, pero si será al que más cariño le tengan y seguramente al que más tiempo permanecerán enganchados.

Niños cocinando

*Prepara una comida o merienda con su colaboración y marchaos a comérosla a su parque favorito o un lugar en el que nunca hayáis estado. Todos os relajaréis un poco y pasaréis un rato en familia muy entretenido.

*Fabrica marionetas con calcetines viejos o personajes de papel para recrear alguna de sus historias preferidas o inventar una sobre la marcha. Será más divertido si creáis con una caja de cartón una especie de teatro en el que puedan introducirse las marionetas e incluso si invitáis a sus amigos a la representación.

*Aunque el colegio haya terminado, nunca está de más continuar aprendiendo cosas sobre todo lo que han visto a lo largo del curso o, si es posible, hacer que vayan adquiriendo conocimientos para el siguiente curso.

*Esconde en algún lugar de casa algún objeto o premio especial y fabrica un mapa con instrucciones y alguna que otra pista falsa, para que puedan embarcarse en una trepidante búsqueda del tesoro por todos los rincones de vuestra casa.

*Dedica un día a permitirles elegir qué es lo que desean hacer, por muy alocadas que sean sus ideas.

Cómo combatir el calor nocturno en verano

Nada frustra más en verano, que intentar descansar después de un día duro y no poder pegar ojo por culpa del calor acumulado. Una situación, que parece imposible de remediar sin la ayuda del aire acondicionado, la cual también puede solucionarse con otros métodos no tan costosos para nuestros bolsillos y para nuestra salud. ¿Nuestra salud? Sí, ya aunque la sensación de calor disminuya, el aire acondicionado reseca las mucosas nasales.

Verano

Cómo combatir el calor nocturno en verano

Es probable que en estos momentos, eso de prescindir del aire acondicionado te parezca una auténtica locura, pero tenemos la seguridad de que en cuanto lleves a la práctica algunos de estos consejos, verás con otros ojos la idea de no encender el aire acondicionado.

*Cena cosas ligeras

Uno de los grandes fallos que cometemos en verano, es cenar como si nos encontráramos en cualquier otra época del año. Algo que repercute negativamente en nuestro organismo a la hora de dormir. Si no quieres dar vueltas en la cama videos xxx por culpa de la cena, intenta comer cosas que sean ligeras, como frutas o verduras (se pueden hacer platos muy ricos con ellas) y en cantidades pequeñas.

*Ventilar bien la habitación

Una habitación ventilada, conseguirá que ese molesto calor nocturno no sea tan terrible. Es por eso, que siempre que se tenga la ocasión y las temperaturas no sean muy altas, se debe dejar la ventana abierta para que el aire se renueve. Otra cosa que ayuda a que la habitación esté más fresca, es bajar las persianas durante las horas más calurosas de día.

*Nada de ejercicio antes de irse a la cama

Realizar ejercicio descarga en nuestro organismo adrenalina y noradrenalina, un par de sustancias que sube el ritmo de nuestro corazón a la vez que aumentan la temperatura corporal. Así que, si quieres conciliar bien el sueño, déjalo para otro momento.

*Adelanta la hora de la cena

De esta manera, harás la digestión mucho antes y tu cuerpo no se verá involucrado a la hora de meterte en la cama en procesos que te hagan sentir incómodo.

*Bebe agua en cantidad

Hay otras muchas bebidas mucho más apetecibles que el agua, pero ninguna quita la sed y ayuda a limpiar nuestro cuerpo de toxinas como ella.  ¿Cuánto agua debemos beber en verano? Según  los médicos, para estar correctamente hidratados, es necesario beber entre 2 y 4 litros de agua diarios de forma moderada (para evitar que esta sea eliminada muy rápido).

Refrescarse verano

*Usar ropa algodón

Por muy placentero que parezca dormir sin nada encima, esto no hace que nuestro cuerpo tenga menos calor. ¿Ah no? No, de hecho, aunque cueste creerlo según vayan pasando las horas, la sensación de calor irá aumentando, ya que el sudor no se evapora.

Para conseguir que este proceso se lleve a cabo, nada mejor que un pijama de algodón para hacer que la piel transpire sin problemas y la cama se mantenga fresca durante más tiempo.

*Dormir de costado

Si estás acostumbrado a dormir en cualquier otro tipo de posición, seguramente te costará un poco conciliar el sueño hasta que te acostumbres, pero tiene una ventaja fundamental frente a tu postura favorita: la cama se calienta mucho menos.

¿Por qué? Obviamente, porque  al tumbarnos de costado, estamos ocupando una porción mucho más pequeña de la cama que si nos echamos mirando hacia el techo.