Cómo combatir el calor nocturno en verano

Nada frustra más en verano, que intentar descansar después de un día duro y no poder pegar ojo por culpa del calor acumulado. Una situación, que parece imposible de remediar sin la ayuda del aire acondicionado, la cual también puede solucionarse con otros métodos no tan costosos para nuestros bolsillos y para nuestra salud. ¿Nuestra salud? Sí, ya aunque la sensación de calor disminuya, el aire acondicionado reseca las mucosas nasales.

Verano

Cómo combatir el calor nocturno en verano

Es probable que en estos momentos, eso de prescindir del aire acondicionado te parezca una auténtica locura, pero tenemos la seguridad de que en cuanto lleves a la práctica algunos de estos consejos, verás con otros ojos la idea de no encender el aire acondicionado.

*Cena cosas ligeras

Uno de los grandes fallos que cometemos en verano, es cenar como si nos encontráramos en cualquier otra época del año. Algo que repercute negativamente en nuestro organismo a la hora de dormir. Si no quieres dar vueltas en la cama por culpa de la cena, intenta comer cosas que sean ligeras, como frutas o verduras (se pueden hacer platos muy ricos con ellas) y en cantidades pequeñas.

*Ventilar bien la habitación

Una habitación ventilada, conseguirá que ese molesto calor nocturno no sea tan terrible. Es por eso, que siempre que se tenga la ocasión y las temperaturas no sean muy altas, se debe dejar la ventana abierta para que el aire se renueve. Otra cosa que ayuda a que la habitación esté más fresca, es bajar las persianas durante las horas más calurosas de día.

*Nada de ejercicio antes de irse a la cama

Realizar ejercicio descarga en nuestro organismo adrenalina y noradrenalina, un par de sustancias que sube el ritmo de nuestro corazón a la vez que aumentan la temperatura corporal. Así que, si quieres conciliar bien el sueño, déjalo para otro momento.

*Adelanta la hora de la cena

De esta manera, harás la digestión mucho antes y tu cuerpo no se verá involucrado a la hora de meterte en la cama en procesos que te hagan sentir incómodo.

*Bebe agua en cantidad

Hay otras muchas bebidas mucho más apetecibles que el agua, pero ninguna quita la sed y ayuda a limpiar nuestro cuerpo de toxinas como ella.  ¿Cuánto agua debemos beber en verano? Según  los médicos, para estar correctamente hidratados, es necesario beber entre 2 y 4 litros de agua diarios de forma moderada (para evitar que esta sea eliminada muy rápido).

Refrescarse verano

*Usar ropa algodón

Por muy placentero que parezca dormir sin nada encima, esto no hace que nuestro cuerpo tenga menos calor. ¿Ah no? No, de hecho, aunque cueste creerlo según vayan pasando las horas, la sensación de calor irá aumentando, ya que el sudor no se evapora.

Para conseguir que este proceso se lleve a cabo, nada mejor que un pijama de algodón para hacer que la piel transpire sin problemas y la cama se mantenga fresca durante más tiempo.

*Dormir de costado

Si estás acostumbrado a dormir en cualquier otro tipo de posición, seguramente te costará un poco conciliar el sueño hasta que te acostumbres, pero tiene una ventaja fundamental frente a tu postura favorita: la cama se calienta mucho menos.

¿Por qué? Obviamente, porque  al tumbarnos de costado, estamos ocupando una porción mucho más pequeña de la cama que si nos echamos mirando hacia el techo.